Quien no conoce a alguien que no quiere nada con Dios? Todos tenemos un campo misionero en nuestro hogar, la familia cercana o en los lugares que frecuentamos. Oremos para que Dios nos de las palabras adecuadas para llegar a los perdidos.